Cerca de 400 comerciantes abandonan La Parada, quedan 150 atrincherados

La gerente de Fiscalización de la Municipalidad de Lima, Susel Paredes, indicó que este número de comerciantes ya se retiró de la zona en conflicto, y habría menos de 150 atrincherados.
Andina

Unos 400 comerciantes abandonaron el ex mercado mayorista de La Parada entre el lunes y este martes, para lo cual recibieron las facilidades para llevarse su mercadería y pertenencias, informaron representantes de la Municipalidad de Lima.

La gerente de Fiscalización y Control de la Municipalidad de Lima, Susel Paredes, indicó que este número de comerciantes ya se retiró de la zona en conflicto, por lo que en este lugar habría menos de 150 personas atrincheradas.

“Nuestras estimaciones señalan que hay menos de 150 personas, y no todas comerciantes, ya que están congregados también familiares, incluso, menores de edad como hemos podido ver en diferentes vídeos y fotografías”.

Respecto de la presencia de niños y niñas, Paredes manifestó su preocupación sobre el tema y señaló que se están haciendo las denuncias pertinentes para salvaguardar su seguridad.

“Se ha notificado a la Fiscalía de Familia de turno para que realicen las acciones competentes. Les hemos alcanzando los vídeos y fotos donde se puede ver que hay niños en este lugar que están en evidente peligro", anotó.

Otro de los principales problemas es, para la gerente de Fiscalización, la presencia de algunos comerciantes  que se niegan a irse y no dejan a otros que lo hagan, reaccionando de manera violenta contra ellos.

“Hay muchos comerciantes que quieren sacar sus cosas e irse pero no los dejan e, incluso, les roban mercadería. Ante estos casos estamos dándoles las facilidades de denunciar para que podamos tomar cartas en el asunto. Estas actitudes no pueden pasar por alto”, indicó.

Finalmente, explicó que se encuentran en la espera de que lleguen los fiscales al lugar, para poder determinar las siguientes acciones y estrategias en este plan de clausura.

En tanto, en los últimos minutos se pudo apreciar que algunos comerciantes que trabajaban en el excentro de abastos ingresaron para sacar su mercadería que, por el paso del tiempo, ya comenzó a descomponerse.