Estos sitios arqueológicos pre-Inca abundan en Lima, donde cientos de estos lugares sagrados o "huacas", están a merced del crecimiento urbano y la indiferencia del público.

En 2010 se lanzó una campaña para hacer de las huacas uno de los 10 atractivos turísticos de Lima, pero hasta la fecha, ha fracasado.

Actualmente, la campaña  "Salvemos las Huacas" busca conseguir apoyo del sector privado para los sitios amenazados y así ofrecer una mejor esperanza para su conservación.