La historia de María, la 'conductora de oro' del Metro de Lima

María Ferrel, es una de las 44 mujeres que se desempeñan como conductoras de trenes. Ha recibido el reconocimiento "El Tren de Oro" de la Línea 1 del Metro de Lima.

María Ferrel comenzó como orientadora y fue ascendida a conductora de trenes. | Fuente: Andina

María Ferrel es una joven mujer, que hace siete años buscaba acceder al mercado laboral para poder sobrevivir. En este camino llegó al programa Pro Joven del Ministerio de Trabajo en el que consiguió empleo como orientadora de pasajeros de la Línea del Metro de Lima.

En aquellos años demostró responsabilidad, perseverancia y disciplina. Su esfuerzo fue recompensado con una oportunidad de ascenso: ser conductora de un tren, un puesto que tradicionalmente es ocupado por solo varones y que asumió con mucho entusiasmo.

“Cuando me ofrecieron ser conductora del tren, para mí fue un gran reto, ya que mi motivo es mi familia (…) Para mí es una gran satisfacción, lo mismo para mis cuatro hermanas y mis papás que ven cómo me desempeño en un trabajo que normalmente lo hacen los hombres”, dijo a la agencia Andina.

Olinda Merzthal jefa de Relaciones Institucionales, de la Línea 1 del Metro de Lima, dijo que quienes aspiren a integrar el equipo de conductores de tren reciben una rigurosa preparación sin distinción, bajo altos estándares de seguridad, permitiéndoles ser los mejores en el rubro de transporte.

Este es el caso de María, quien recientemente ha sido reconocido por la Línea 1 con el premio “El Tren de Oro”, por cumplir con los valores y principios de la empresa. Ella es una de las 44 mujeres que se desempeñan como conductoras  y, además, forma parte de las más de 200 mujeres que trabajan en las distintas áreas del Metro de Lima.

“Creo que las mujeres cumplimos las misma funciones que los varones: somos emprendedoras, luchadoras y lo que nos proponemos lo cumplimos”, dijo María.

María está felizmente casada con Óscar, a quien conoció cuando se encontraba desempleada. Ambos son padres de la pequeña María Valentina. Después de su experiencia de crecimiento, desea hondamente que su hija viva en una sociedad diferente a la que vivimos el día de hoy.

¿Qué opinas?