AFP

El presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció hoy una partida de 195 millones de dólares en ayuda humanitaria adicional para los afectados por el conflicto en Siria y para los refugiados en países cercanos, consistente en alimentos, equipamiento médico y otros suministros.

En un comunicado, el Departamento de Estado indicó que la ayuda total aportada por Washington para aliviar a los afectados por el conflicto sirio desde 2011 asciende ya a 1.000 millones de dólares.

La nueva asistencia incluye cerca de 155 millones en equipos médicos de emergencia, ropa, y comida, que tendrán como destino el territorio sirio.

Cerca de 41 millones, principalmente en alimentos, serán distribuidos entre los cerca de 245.000 refugiados sirios en diversos campamentos de Egipto, Jordania, Líbano, Turquía e Iraq.

En este sentido, la nota del gobierno estadounidense muestra su respaldo a los países que han acogido a cerca de los 1,9 millones de sirios que han escapado del "brutal conflicto" y reconoce las "significativas tensiones y el impacto económico" que generan en las comunidades que los reciben.

No obstante, EE.UU. solicita que estos gobiernos "mantengan sus fronteras abiertas a todos aquellos que todavía huyen de la violencia en Siria".

Además de la ayuda humanitaria, Washington indicó a finales de julio que está avanzando en su objetivo de proporcionar armas a la oposición siria, después de que el Congreso diese su aprobación tras vencer las reservas iniciales al respecto.

Se espera que esa ayuda incluya armamento pequeño, municiones y posiblemente también armas antitanque, aunque el gobierno estadounidense no ha ofrecido más detalles al respecto.

Al menos 93.000 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, según datos de Naciones Unidas, aunque el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha elevado ya la cifra a más de 100.000.

EFE