Miles de estadounidenses madrugaron para aprovechar las ofertas del Black Friday, tradicional fecha en la que las tiendas venden sus productos con significativas rebajas.

Por ejemplo, en Naperville, suburbio de Chicago, el estacionamiento de una tienda Wal-Mart estaba lleno 30 minutos antes que el lugar abriera.

En la ciudad de Nueva York, 500 personas ya hacían fila para cuando una tienda Target abrió en el vecindario de East Harlem.

Así, se podían leer reportes desde diversos puntos del país norteamericano.