Un rebaño de dos mil ovejas y sus pastores tomaron este domingo las calles del centro de Madrid, España, esto por la celebración de la XXI Fiesta de la Trashumancia.

Se trata de una antigua tradición española que data de la época medieval, pero que con el paso del tiempo ha tomado otro significado: reivindicar antiguos derechos de pastoreo y migración, cada vez más amenazados por la expansión urbana y las prácticas agrícolas modernas.

El singular desfile de ovinos recorrió las principales calles de la capital española y pasó frente a lugares emblemáticos como el antiguo ayuntamiento, siendo presenciado por miles de turistas y madrileños, donde los niños fueron los que más disfrutaron de esta tradición.

El rebaño del domingo fue acompañado por músicos y bailarines vestidos con trajes regionales que han sido usados por los trabajadores rurales durante siglos.

Los españoles se sienten orgullosos de su tradicional cría de ganado ovino. La raza Merino de ovejas ha pasado a formar la columna vertebral de importantes industrias de lana en lugares como América del Sur y Australia.