Grupos ambientalistas, empresarios de turismo y autoridades de Honduras buscan neutralizar al pez león en el Caribe, una hermosa aunque letal especie que representa una amenaza al medio ambiente, pese a ser una preciada presa para el hombre por su deliciosa carne.

El pez león tiene como hábitat natural los arrecifes en el Índico tropical y el Pacífico occidental, y se considera que fue introducido de forma accidental en el Atlántico y en el mar Caribe, lo que lo convirtió en una seria amenaza para la fauna y el equilibrio de los medio ambientes marinos de la región.

El cuerpo de este colorido animal es una mezcla de rayas rojas, negras y blancas que se extienden hasta sus aletas, que asemejan una melena. Posee glándulas venenosas, que utiliza para aniquilar a sus presas, lo que la convierte en un peligro para el ser humano.

Por este motivo, desde hace varios meses se promueve en Honduras un concurso de pesca de la especie que, de acuerdo a los biólogos, es un animal solitario, que se alimenta de cangrejos y camarones y se ubica principalmente en el fondo marino.

El concurso premia a quien atrapa el espécimen más grande, el más pequeñísimo y a quien pesque el mayor número de ejemplares.

EFE