Integración: Uno de cada tres peruanos se siente inseguro en su hogar

Según la encuesta de Integración, el 82% se siente inseguro e incluso en espacios públicos como restaurantes, bancos y el transporte.
Captura RPP Noticias

Acaban de concluir las fiesas de fin de año y muchas personas no han salido de casa con el propósito de cuidar el hogar de los amigos de lo ajeno.

Ante este tipo de situaciones las personas todavía están utilizando sistemas de protección muy tradicionales; la forma más común es dejar a una persona en casa (la empleada, un pariente, los abuelos) según Jaime Calvo, especialista en seguridad privada de la empresa Clave 3.

De acuerdo a la encuesta del instituto Integración, en el Perú más de un tercio de la población se siente inseguro en su propio hogar.

El 30% de la población ha colocado algún sistema de protección en su casa  instalando rejas, chapas especiales en la puerta o alarmas anti-robos a fin de sentirse a salvo; mientras que un 25% se ha organizado con los vecinos para combatir el delito.

Un 48% de peruanos dice que no ha tomado ninguna de las acciones evaluadas por Integración para proteger su hogar.

Según la encuesta, el 82% de los peruanos se siente inseguro e incluso en espacios públicos como restaurantes, bancos y el transporte. El 78% refiere que evita caminar por las calles oscuras o por donde no pasa la gente, y el 66% evita salir muy tarde por las noches.

Para el general Eduardo Pérez Rocha, exdirector de la Policía Nacional del Perú, en nuestro país no hay una cultura de prevención y las prioridades económicas de las familias juegan un factor importante.

Según la empresa Liderman, solo las familias de los niveles A/B están dispuestas a gastar entre S/.700 y S/.1,600 por implementar un sistema de alarma en sus hogares.

Resulta interesante resaltar que el Perú es el segundo país de las Américas donde los vecinos organizan más labores preventivas para combatir la inseguridad ciudadana, luego de Bolivia.

Para Carlos Romero, especialista de Ciudad Nuestra, las organizaciones vecinales constituyen sistemas efectivos de alarma y han cobrado más fuerza sobre todo en los distritos populares.  En Lima Metropolitana, el Cercado, San Juan de Lurigancho, Comas, Villa El Salvador, Villa María del Triunfo y Ate son los distritos con más juntas.

Sin embargo, un problema latente es que estas no coordinan suficiente con las autoridades, se exponen al peligro o asumen funciones que no les corresponde como linchar al delincuente.

Un ejemplo a seguir es el trabajo que realiza la comisaría de La Ensenada en Puente Piedra con el 90% de las juntas vecinales de los asentamientos humanos, donde las Brigadas de Autoprotección Escolar (BAPE) y el Programa de Motopatrulla Seguridad Ciudadana han permitido reducir el pandillaje de la zona.

El estudio concluye que el crecimiento del delito y de la violencia en varios países de América Latina ha generado altos costos económicos y sociales para los gobiernos y la población, así como afectado la gobernabilidad y reducido la confianza en los sistemas democráticos de varios países de la región.

La encuesta de Integración fue realizada a 2,200 personas en 19 departamentos del país. El campo fue realizado en mayo/junio del 2014 por la Compañía Peruana de Estudios de Mercados y Opinión Pública (CPI).

¿Qué opinas?