Joran Van der Sloot deprimido y casi no come en prisión

El asesino confeso de Stephany Flores apenas probó avena con pan y un poco de arroz con pollo. Prefirió dormir en el suelo que utilizar el colchón que se hallaba en su celda del penal Castro Castro.

Foto: EFE / Video: Frecuencia Latina
El último viernes 11 de junio el holandés Joran Van der Sloot, asesino confeso de Stephany Flores, conoció la celda de tres por dos metros y medio en el penal Miguel Castro Castro, donde podría pasar 35 años de su vida.

El extranjero, ahora interno número 326390, se mostró sorprendido al conocer el lugar que le tenían preparado y hasta donde el sicario Alejandro Trujillo Ospina, autor material del crimen de la empresaria Myriam Fefer, acudió por breves momentos. El colombiano es vecino de Van der Sloot en el pabellón de Prevención, ubicado en el segundo piso del reclusorio.

Tras pasar por el reglamentario Rayos X, el holandés ingresó a su celda, que cuenta con un lavadero y un silo, según captó las cámaras de Reporte Semanal.

En breve diálogo con la reportera de dicho programa dominical, Van der Sloot, dijo por su propia boca: "Soy sospechoso de un homicidio" y luego respondió algunas de las preguntas que le hicieron para el fichaje respectivo.

En tanto, diarios locales informaron que el asesino confeso se encuentra deprimido y casi no comió. Probó avena con pan y un poco de arroz con pollo, dijeron fuentes policiales a El Comercio.

Además contaron que el homicida prefirió dormir en el suelo que utilizar el colchón que le asignaron.

De otro lado, Perú 21 da cuenta sobre que el extranjero durante su manifestación a la Policía indicó que tras fugar del hotel Tac en Miraflores, donde Stephany fue hallada muerta, fugó con el vehículo de la victima y transó con taxista para viajar a Ica por 600 soles.

Sostuvo que en dicha ciudad contrató a John Williams y John Oswaldo Aparcana y a Carlos Euribe Pretil por 1500 dólares para que lo lleven a Chile.

Aseguró que los antes mencionados colaboraron con su fuga pese a haberles contado que se le acusaba de matar a una persona.  "Conversé con ellos sobre el crimen de Stephany y me dijeron que me llevarían a Arica", señaló.