Los peruanos celebramos hoy el"Día Nacional del Pisco", que se conmemora el cuarto domingo de julio de cada año. Su origen ha sido materia de controversia, pero un testamento es la credencial de que este licor bandera es oriundo del Perú.

Pedro Manuel "El Griego" mandó a redactar en 1613 su testamento, como registro de su última voluntad; lo hizo previendo que la muerte lo podría alcanzar súbitamente, aunque en ese momento se encontraba sano y libre de enfermedad alguna.

Fue el historiador sanmarquino y paleógrafo Lorenzo Huertas quien descubrió la existencia de este documento. En 1986, en medio de las numerosas disputas entre Perú y Chile por el origen del pisco, la Cancillería le encargó que investigara desde qué época se producía en nuestras tierras el aguardiente de uva.

Junto a un equipo de jóvenes investigadores se sumergieron en los ficheros del Archivo General de la Nación, hasta que tras semanas de revisar protocolos, cada uno de 500 folios en promedio, dieron con el Protocolo N°99, redactado por el escribano Francisco Nieto entre los años 1613 y 1620. Se trataba del testamento de Pedro Manuel (Manuel era su apellido).

"Este testamento es como la partida de nacimiento de nuestro pisco", afirmó Lorenzo Huertas en entrevista concedida a la revista Domingo.

El documento refería que "El Griego" era dueño de "una caldera grande de cobre de sacar aguardiente" y de dos "pultayas", que son recipientes pequeños en los que descansa el mosto antes de ser convertido en vino o aguardiente. Se comprobaba así que Manuel tenía una destilería en casa.

Nadie sabe con exactitud cuándo llegó al Perú, pero sí que nació en Corfú, una isla en el extremo occidental de Grecia, aunque en su testamento señaló que su ciudad natal pertenecía a la "señoría de Venecia".

Tampoco se sabe cuándo se estableció en Ica, esta "Villa Valverde de Yca del Pirú", en la que se volvió un vecino notable y en la que afincó sólidos lazos hasta su muerte.

La figura de Pedro Manuel "El Griego" ha pasado casi desapercibida desde su aparición en la historia, hace 26 años. En 2008 cuando el pisco comenzaba a se redescubierto en el Perú, Lorenzo Huertas publicó un libro que mencionaba al reconocido como el primer productor de pisco en el país, aunque fue presentado como un personaje más en la historia de nuestro licor bandera.

La Academia Peruana del Pisco ha anunciado para el próximo año, en el marco de las actividades conmemorativas por los 400 años del testamento de Pedro Manuel, develar dos monumentos en su honor, uno en Lima y otro en Ica, para hacerle justicia a su importante contribución al Perú.