Para garantizar un futuro mejor para la sociedad en general, es necesario que los niños y niñas disfruten de su niñez, jueguen, aprendan y se preparen para una vida laboral digna. 

El trabajo infantil constituye un serio obstáculo al desarrollo de los niños, niñas y adolescentes:

“Es necesario identificar en las zonas rurales, aquellos trabajos que afectan al niño (como el contacto con sustancias tóxicas, venta de ladrillos, etc) y aquellas labores que le pueden generar autonomía”, dijo Silvana Vargas, investigadora, docente de la Universidad Católica.

Asimismo indicó que es necesario trabajar de manera articulada:

“Primero los padres deben entender que si sus hijos trabajan no van a salir de la pobreza, los maestros deben identificar qué alumnos tienen este problema y  se les debe ayudar de inmediato porque están afectando su futuro”.

Asimismo indicó que la meta de los padres, maestros y autoridades debe ser que todos los niños, niñas y adolescentes culminen sus estudios sin trabajar.