El Gobierno chino ha reubicado unos 40,800 residentes de la región Shanxi y Shaanxi.

La indundación es la primera del año en alcanzar el Río Amarillo y la mayor en 23 años, según la autoridad de control de inundaciones.