Merkel reune a líderes políticos de Alemania para discutir tema griego

Ángela Merkel se reunirá este lunes con los principales líderes políticos de su país para abordar la crisis luego de que se quebraran las negociaciones entre Grecia y la UE.
EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, se reunirá mañana con los líderes del resto de los partidos con representación en el Bundestag y con los responsables de los grupos parlamentarios para abordar la crisis griega, tras el fin de las negociaciones entre Atenas y los socios europeos.

El vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, líder del Partido Socialdemócrata, canceló un viaje que tenía previsto realizar a Israel.

En declaraciones al diario "Süddeutschen Zeitung", Gabriel se mostró "horrorizado" al ver que el Gobierno griego rechazaba una "amplia oferta que incluía un tercer programa de ayuda e incluso una reestructuración de la deuda".

"El señor Tsipras quiere aceptar estas ofertas sin que Europa proponga ninguna reforma a Grecia. Eso tampoco lo aceptará Europa después de un referéndum", advirtió el vicecanciller.

Por su parte, en declaraciones al diario "Bild", el líder del grupo parlamentario de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y de los socialcristianos bávaros, Volker Kauder, denunció lo "absurdo" de la situación, con los ciudadanos de Atenas llamados a votar en un referéndum sobre una propuesta que desde ayer ya no está sobre la mesa.

"La maniobra es sólo un intento de los populistas de Atenas de salvar su propio poder", denunció Kauder, que acusó al Gobierno de Alexis Tsipras de "dirigir a su país al caos" y auguró su fracaso.

El dirigente parlamentario aseguró que no quiere la salida de Grecia del euro, pero estimó que este fin de semana ha quedado claro que los socios de la eurozona no están dispuestos a "tirar por la borda" los principios básicos de la cooperación en Europa.

Desde la oposición, los líderes del grupo parlamentario de Los Verdes, Katrin Göring-Eckard y Anton Hofreiter, pidieron la celebración de una cumbre europea extraordinaria porque, a su juicio, en el punto culminante de la crisis los ministros de Finanzas no pueden tener la última palabra.

En su opinión, todavía hay margen para un acuerdo y el referéndum puede ser una oportunidad para que los ciudadanos griegos "corrijan" el "no" de su Gobierno a las propuestas europeas.

EFE