Una vez más, Rihanna mostró lo que Dios le dió con un polo transparente de rejillas, el cual permitió ver todos sus encantos en las calles de Nueva York.

Después de que su padre la llamara Gorda, al parecer la intérprete de "We found love" habría decidido demostrar que no lo está y no dudó en hacerlo sin ropa interior y mostrar sus pechos y abdomen plano.

Todo se dió mientras Rihanna asistía a una cena junto a sus amigos en un conocido restaurant donde disfrutó de la compañia de sus fans.