San Miguel responsabiliza a Policía y Sport Boys por muerte de barrista

Gerente de Seguridad Ciudadana de San Miguel dijo que existe una responsabilidad compartida porque no hubo escolta policial y el club rímense no se aseguró que el bus que trasladaba a los barristas estuviese custodiado.

Augusto Cabero Ascencio, gerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de San Miguel, atribuyó a la falta de seguridad policial el trágico final de la gresca entre barristas de los clubes Universitarios y Sport Boys producida en la víspera, que terminó con la muerte de un joven de 21 años en la avenida La Paz, del referido distrito.

Anotó que la dirigencia rimense tiene una responsabilidad compartida, pues debió asegurarse de que el bus que trasladaba a los barristas de ese equipo, sea  escoltado por patrulleros ubicados delante y detrás de la unidad.

A su vez dijo que por lo menos dos efectivos debieron estar a bordo a fin de custodiar el trayecto y evitar que los jóvenes consuman licor o drogas, y mucho menos bajen a la calle a armar disturbios como ocurrió el domingo último.

En declaraciones a RPP Noticias, el funcionario edil relató que hace dos años ocurrió un incidente similar, por lo que la comuna de San Miguel planteó la seguridad policial a los barritas que pasan en ruta por San Miguel.

"Si hubiera ocurrido así, no hubiera habido heridos, ni un fallecido, y menos daños materiales", expresó.

Comentó que producto del enfrentamiento entre los barristas de Sport Boys y la U, las paredes de una quinta, ubicada en la cuadra 4 de la avenida La Paz, terminaron dañadas por impactos de bala.

Indicó que serenos que patrullaban la zona dieron aviso a la Policía, que llegó a la escena luego de 10 a 15 minutos del inicio de los enfrentamientos. Precisó que se acontecieron entre 12 a 15 patrulleros.

Anotó que a fin de evitar nuevos actos de violencia, en la reunión mensual de concejo estará en agenda el enviar un oficio al Ministerio del Interior y la Dirección General de la Policía para recomendar el resguardo policial a los barristas y evitar así nuevos desmanes y muertes.