"No tengo tiempo", "me duele la cabeza" y "estoy mal, tengo mucha fiebre" son algunas de las frases que casi a diario escucharemos de alguien cuando se quiere justificar.

En esta lista se mencionan algunas de las 10 excusas más cínicas que se usan para justificar faltas o, simplemente, cosas que no queremos hacer.