Romero disparó contra unfiscalizador de la Municipalidad de Los Olivos que trató de desalojarle y luego escapó hacia el centro financiero al lado del Royal Plaza en Independencia. | Fuente: RPP

Eduardo Romero Naupay (32 años) comenzó la noche del último viernes decidido a defender su puesto ambulante de sánguches y salchipapas en Independencia. Pero algo que rompió en su cabeza, algo oscuro se liberó y terminó asesinando a cuatro personas.

Trabajaba en la cuadra 15 de la avenida Antúnez de Mayolo en Los Olivos, cerca de la avenida Universitaria. Los fiscalizadores de ese distrito le advirtieron el jueves por la noche que no volviera a instalar su puesto, porque no contaba con autorización. Romero decidió ir armado al día siguiente para intentar evitar el desalojo.

El viernes llegó cargado con dos pistolas: una Bersa y una Pietro Beretta, ambas de nueve milímetros. Los fiscalizadores llegaron esa noche tal como le habían prometido y discutieron con él, intentando convencerlo de que se fuera. Con la Bersa, el vendedor ambulante disparó tres veces contra Martín Moreno, gerente de Fiscalización de la Municipalidad de Los Olivos. Lo dejó en el suelo, gravemente herido. 

Escape y matanza. Eduardo Romero aprovechó la confusión del ataque y escapó hacia la avenida Carlos Izaguirre. A las 10:30 de la noche, una hora después del ataque al fiscalizador, cruzó la Panamericana Norte e ingresó al centro financiero ubicado al lado del centro comercial Royal Plaza. 

Luego subió al segundo piso, donde están las discotecas y trató de ingresar a Di Luna. Susan Juárez Pilco, quien trabajaba como seguridad del local intentó detenerlo cuando notó en él una actitud sospechosa, pero recibió dos disparos. Murió minutos después en la sala de emergencia de la Clínica Jesús del Norte.

César Arellano Chumacero, guardia de la discoteca Zeven, quiso socorrer a la joven, pero también recibió un disparo. Murió en el acto. Romero estaba ya fuera de sí. Entró al local y comenzó un tiroteo que dejó varios heridos.

Cuando la pistola Berza se le trabó, sacó la Pietro Beretta, caminó hasta la avenida Carlos Izaguirre y asesinó a Gloria Mostacero Cuzco y Nicole Muñoz Peña en la zona de cajeros del banco BCP.

Muerte y heridos. Un policía de civil, cuya identidad no ha sido revelada, pasaba por el lugar cuando escuchó el tiroteo y con su arma de reglamento abatió a Romero de un disparo a la cabeza. El agente revisó al asesino, pidió refuerzos y llamó a una ambulancia para que atendieran a los heridos.

Cuatro personas murieron y ocho permanecen internadas en la clínica Jesús del Norte. El pronóstico de dos personas permanece reservado debido a la gravedad de sus heridas.

Romero vendía hamburguesas en la cuadra 15 de la avenida Antunez de Mayolo del distrito de Los Olivos, sin embargo no contaba con autorización municipal y la noche del viernes los fiscalizadores trataron de desalojarle. | Fuente: RPP
Romero era un aficionado a las armas y la noche del viernes decidió cargar una pistola Bersa y una Pietro Beretta, ambas de 9 milímetros, para amenazar a los fiscalizadores. | Fuente: Facebook
Tras disparar al gerente de Fiscalización de la Municipalidad de Los Olivos que quiso desalojarle, Romero escapó hacia la avenida Carlos Izaguirre y llegó al centro financiero del Royal Plaza, donde inició la matanza. | Fuente: RPP
El asesino tenía entrenamiento militar y trabajó como seguridad antes de decidir poner su negocio de venta de hamburguesas. | Fuente: Facebook
Un policía de civil fue quien abatió a Romero al ver que atacó a la joven que se escondió en una agencia bancaria. | Fuente: RPP
¿Qué opinas?