Las investigaciones del caso continúan en la Dirincri. | Fuente: RPP

El taxista Raúl Bodero Serna, quien ayudó a transportar en su vehículo los restos descuartizados de dos personas, fue liberado tras ser interrogado por la Policía en la sede de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), en la avenida España, en el Cercado de Lima.

A su salida, en horas de la madrugada, el conductor aseguró no haber participado en el asesinato y posterior descuartizamiento de dos personas, y que jamás se imaginó que en las bolsas que metió en su vehículo estaban los cuerpos descuartizados.

Fuentes policiales informaron a RPP Noticias que los otros cinco intervenidos en la víspera permanecerán detenidos mientras continúan las investigaciones.

Se trata de las ciudadanas venezolanas Ludy del Carmen Vásquez Jaimes y Odalis del Valle Sala, además de los peruanos Tom Barrientos Montoya y Javier Novoa Rodríguez, este último dueño del hotel Señor de Sipán, donde habrían ocurrido los asesinatos.

El quinto intervenido es el ciudadano venezolano Alexander Salazar Álvarez, quien trabajaba como cuartelero del hostal y que, según trascendió, presenta lesiones recientes a la altura del pecho.

Cabe mencionar que el municipio de San Martín de Porres clausuró temporalmente el hotel donde ocurrieron los hechos, e impuso una multa de 4200 soles al dueño.

“La multa impuesta es por resistirse a la labor de fiscalización. Hemos venido, hemos ingresado y no hay nadie que nos dé la atención correspondiente”, se quejó un fiscalizador.

¿Qué opinas?