Un buen truco para combatir los olores de los animales domésticos, especialmente del perro, es el bicarbonato de soda que puede ser mezclado en la cama del gato, esparcido en las mantas y alfombras donde descansa el perro o colocado en un envase abierto, cerca del área con olor.

Otra opción es usando vinagre blanco, que debe ser aplicado en la superficie que necesita limpiar, en chorritos o con una esponja húmeda.

En las veterinarias también hay una gran variedad de productos para eliminar los malos olores de los animales y utilizados correctamente pueden ser de gran ayuda.

Otra solución más económica, es fregar las alfombras o los muebles con un detergente líquido diluido en agua, o con productos de limpieza de uso múltiple, recomienda gatosyperros.net.

Sin embargo, recuerda que la limpieza de la casa como del lugar donde suele descansar el animal es fundamental para alcanzar los objetivos al cien por ciento.