El piloto alemán de la escudería Mercedes, Michael Schumacher, protagonizó un curioso episodio al término de los entrenamientos libre en Melbourne al impedir que la grúa levantara su monoplaza.

‘El kaiser’ se salió de la pista y cuando iba a ser socorrido por el auxilio mecánico no dejó que nadie, incluida la prensa, se acercará a su coche y mucho menos que vean que llevaba debajo del mismo.

El hecho ha generado más de una especulación pues su actitud pone en duda que su DRS sea legal.