Magdalena Leguizamán y su hija (izquierida). El hospital donde ocurrió el hecho (derecha) | Fuente: Composición

Una mujer de 66 años que fue intervenida en una clínica privada de la localidad argentina de Berazategui sufrió la amputación de la pierna sana en vez de la que tenía con problemas, según denunció este miércoles su familia ante la Fiscalía. "El médico no supo qué decirnos", explicó a la prensa Claudia, una de las hijas de Magdalena Leguizamón, la mujer afectada, que estaba ingresada desde el 16 de julio pasado por una infección en el pie derecho, en concreto en un dedo que le tuvo que ser amputado por necrosis.

Pero como la infección siguió avanzando, este domingo los facultativos comunicaron que debían amputar la pierna derecha. "Ella entró en quirófano sabiendo que iban a seguir con el procedimiento de la misma pierna donde le habían cortado el primer dedito. (...). Cuando la acomodan en la cama, mi hermana se da cuenta de que ese pie no lo tocaron, que le habían cortado la pierna equivocada", añadió la hija.

La familia, que asegura que ni el médico a cargo de la mujer ni los directivos de la clínica supieron dar explicaciones, comunicó a la Policía lo ocurrido, para que les fuera entregada la historia clínica, y decidió hacer la denuncia en la Fiscalía. También trasladaron a la paciente a otra clínica, en la ciudad bonaerense de Quilmes, que en medio de la exposición mediática que alcanzó el caso salió a aclarar con un comunicado que no es el centro donde ocurrió esta presunta negligencia.

"La paciente que ha motivado la presencia de la prensa, NO FUE OPERADA EN ESTA INSTITUCIÓN (sic). Ha sido derivada por PAMI (mutua médica estatal de jubilados) luego de haber sido intervenida quirúrgicamente en otro sanatorio. Actualmente, la paciente se encuentra en estudio por su patología para determinar la conducta a seguir", señaló el centro.

“Se dio cuenta de lo que hicieron”

El centro hospitalario de Berazategui no ha dado una explicación oficial por los hechos, mientras los allegados a Leguizamón piden que "pague" el médico que intervino a la mujer y que no siga trabajando, para que no les suceda lo mismo a otros pacientes. "Ella está bien. Estable. De muy buen humor. Se dio cuenta de lo que le hicieron. El médico le dijo que no va a haber por ahora otra amputación. Que el miembro hay posibilidades de poder salvarlo, no como nos dijeron en la otra clínica", concluyó Claudia.

El caso se encuentra bajo una investigación que instruye la Unidad Fiscal de Investigación Judicial Nº 7 de Berazategui y el PAMI (Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados) decidió suspender "de manera preventiva" todas las cirugías traumatológicas programadas de afiliados a ese organismo en la clínica de Berazategui, por lo que derivará a los pacientes afectados "para que sean intervenidos en otros prestadores de la zona".

En Twitter, el PAMI informó que contactó con las hijas de Leguizamón y "puso a disposición todos los medios, tanto para su inmediato traslado a otro prestador, como para cualquier necesidad surgida a partir de este acontecimiento".  "Asimismo, PAMI inició un proceso formal de investigación en el que, entre otras medidas, se le exigió al sanatorio la presentación inmediata de toda la documentación médica relacionada con el caso en cuestión, a fin de determinar internamente las responsabilidades del prestador", añade el texto difundido. EFE

¿Qué opinas?