Arrestan a dos sospechosos por secuestro de niño británico en Pakistán

Los detenidos, identificados como Imran y Safeer, forman parte de un grupo de crimen organizado compuesto por otros miembros que se encuentran en paradero desconocido.
Foto: EFE
Las fuerzas de seguridad de Pakistán han arrestado a dos personas supuestamente involucradas en el secuestro de Sahil Saeed, el niño británico de cinco años que fue liberado a mediados de este mes, informaron hoy diversos medios paquistaníes.

Los detenidos, identificados como Imran y Safeer, forman parte de un grupo de crimen organizado compuesto por otros miembros que se encuentran en paradero desconocido, aseguró a la prensa Aslam Tareen, jefe de la Policía de Jhelum, distrito en el que fue secuestrado el menor.

La fuente subrayó que uno de los arrestados es presuntamente el cerebro de la trama, aunque una fuente de seguridad occidental consultada por Efe mantuvo que es pronto para extraer conclusiones.

Sahil había sido secuestrado el pasado día 3 de marzo por una banda de ladrones que irrumpió en el domicilio de su abuela en la localidad de Jhelum, situada en la provincia oriental de Punjab, donde el pequeño se encontraba de vacaciones.

De acuerdo con la versión de algunos medios paquistaníes, uno de los detenidos aseguró que la intención del grupo era robar y no secuestrar al niño, un decisión que fue tomada al ver su pasaporte británico.

Tras casi dos semanas de cautiverio, el pequeño fue liberado el pasado día 16 en una operación de las fuerzas de seguridad paquistaníes que contó con la participación de tres países extranjeros, entre ellos España.

El mismo día de la liberación de Sahil, las autoridades españolas arrestaron en el municipio de Constantí, en la provincia española de Tarragona, a dos ciudadanos paquistaníes y a una rumana, por su supuesta participación en el cobro de un rescate a cambio de la liberación del menor.

Por este delito fueron también detenidos otros dos individuos en París.

Los medios británicos indican que la familia de la víctima habría abonado en la capital francesa a los delincuentes una suma de unas 110.000 libras (123.100 euros). EFE