Autoridades prohíben manifestación gay durante visita de Obama a Moscú

Acto se iba a realizar frente a la embajada de Estados Unidos durante la primera visita del presidente Barack Obama a la capital rusa el próximo 7 de julio.
Las autoridades de Moscú prohibieron hoy la manifestación que homosexuales rusos tenían previsto realizar frente a la embajada de Estados Unidos durante la primera visita del presidente Barack Obama a la capital rusa el próximo 7 de julio.

"La Prefectura del distrito administrativo central de Moscú nos ha denegado este lunes la autorización de formar un piquete ante la embajada de EEUU", informó el organizador de la manifestación gay, Nikolái Alexéev, a la agencia Interfax.

El activista denunció que las autoridades rusas "confirmaron así una vez más su política de prohibir cualquier actividad pública de las minorías sexuales en Moscú", pero aseguró que los homosexuales se manifestarán ese día con o sin autorización oficial.

"Nos proponemos celebrar nuestra acción pública, a pesar de esta decisión de las autoridades capitalinas", el 7 de julio, en la segunda jornada de la visita de Obama, puntualizó.

Alexéev recordó que los activistas han decidido transformar el eslogan de la campaña presidencial de Obama "Yes, we can" en otro que diga "Yes, you can", en el sentido de que en EEUU sí se pueden legalizar las uniones entre personas del mismo sexo.

Agregó que promover la legalización del matrimonio homosexual fue una promesa electoral de Obama, y añadió que los activistas rusos con su manifestación desean "solidarizarse con los gays y lesbianas norteamericanos".

El alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, aseguró a principios de este mes que nunca autorizará la celebración de una marcha homosexual en la ciudad, tanto por cuestiones morales como para evitar que les ataquen los ultranacionalistas.

Los homosexuales rusos ya se manifestaron en mayo pasado con ocasión de la celebración en Moscú del Festival de Eurovisión, marcha que acabó con la detención de más de 80 activistas.

La primera manifestación gay de la historia de Rusia, que no había sido autorizada por la Alcaldía de Moscú, tuvo lugar en mayo de 2006 y acabó en una batalla campal en la que los homosexuales fueron agredidos tanto por nacionalistas e integristas ortodoxos como por la Policía.

Los organizadores han denunciado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos las prohibiciones oficiales de ejercer su derecho a la manifestación en Moscú a lo largo de los últimos cuatro años.

-EFE