La Fiscalía de Trani (sureste) investiga al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, por un supuesto delito de concusión por presiones para cancelar un programa de debate emitido por la televisión pública RAI crítico con sus actuaciones.

Así lo indicaron los medios de comunicación italianos, que citaron fuentes de la investigación, y que precisaron que también se investiga al primer ministro por "violencia o amenazas a un cuerpo político, administración y judicial" por daños contra la Autoridad Garante de las Comunicaciones.

Sin embargo, la Fiscalía de Trani tan sólo ha confirmado a través del fiscal Carli Maria Capristo, haber respondido con una carta a los abogados de Berlusconi que hoy habían solicitado formalmente conocer si el primer ministro se encontraba entre los indagados o no, aunque sin informar del contenido de la misiva.

La petición de los defensores de Berlusconi llegó después de que el pasado viernes el diario "Il Fatto Quotidiano" destapara que el fiscal Michele Ruggiero investiga a Berlusconi, a Augusto Minzolini, director de informativos de la cadena pública RAI 1, y a Giancarlo Innocenzi, comisario de la Autoridad italiana Garante de las Comunicaciones, bajo la hipótesis de concusión.

Todo, basándose en escuchas telefónicas realizadas hace unos meses por la Guardia de Finanzas de Bari (sureste de Italia) por la investigación de otro caso y en las que Berlusconi hablaba de "Annozero", un programa de debate que se emite en la RAI 2 y en el que se vierten comentarios muy críticos con el primer ministro.

En ellas, según el periódico, Berlusconi invitaba "de modo muy explícito" a cerrar el debate y se quejaba además de los programas "Ballarò" y "Parla con me", así como se podía escuchar a Minzolini tranquilizarle sobre las informaciones que los servicios informativos de la RAI 1 darían sobre su persona.

Sobre Minzolini, los medios publicaron hoy, que está siendo investigado supuestamente por revelación de secretos al haber informado sobre el contenido de un interrogatorio al que fue sometido en el marco de una investigación sobre tarjetas de crédito.

Innocenzi, por su parte, estaría siendo indagado por encubrimiento al haber negado que había recibido presiones para cancelar "Annozero".

Berlusconi, antes de que los medios informaran de que se encuentra en el registro de los indagados, tachó la actuación de la Fiscalía de Trani de "iniciativa grotesca con fines mediáticos", en declaraciones al boletín informativo de Radio 1.

"Ha habido claras violaciones de la ley", afirmó, mientras recalcó: "No estoy preocupado sobre el contenido (de las escuchas) porque es un derecho del presidente del Consejo el hablar por teléfono con quien sea sin ser interceptado".

EFE