El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, alabó la "pericia y el heroísmo" de la tripulación del avión que se desplomó en el río Hudson en Nueva York, en un accidente en el que pudieron sobrevivir las 155 personas a bordo.


En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Bush indicó que supervisa la situación y su Gobierno se mantiene en contacto con las autoridades estatales y locales para responder al accidente.


Dijo que él y su esposa, Laura, se sienten "alentados por la pericia y el heroísmo de la tripulación, así como la dedicación y la abnegación de los equipos de emergencia y de los voluntarios que rescataron a los pasajeros de las aguas heladas del Hudson".


"Enviamos nuestros pensamientos y nuestras oraciones a todos los implicados en el accidente", declaró el mandatario.


Un Airbus 320 de US Airways, que había despegado del aeropuerto neoyorquino de La Guardia y se dirigía a Charlotte (Carolina del Norte), se estrelló hoy en aguas del río Hudson, en el oeste de Manhattan, al parecer debido a la entrada de varios pájaros en sus motores.


"Ha sido un milagro. Se ha evitado un accidente que potencialmente podría haber sido muy trágico", indicó el gobernador de Nueva York, David Paterson, durante una rueda de prensa junto al alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, en un muelle del río cercano al lugar del incidente.


El piloto, capitán CB "Sully" Sullenburger, se convirtió en un héroe aclamado, primero por todos los pasajeros y después por todos los que analizaron el accidente.

Según varias cadenas locales, el piloto habría notado el impacto de esos pájaros en el avión tan solo unos minutos después de haber despegado y, tras informar a los pasajeros, trató de aterrizar en un área de Brooklyn, pero al ver que no llegaba, optó por amerizar sobre las aguas del río.

 

-EFE