Xi Jinping asegura que "China nunca se acobardará ante las amenazas, ni será sometida". | Fuente: AFP

El presidente chino, Xi Jinping, aseguró que "el chantaje, los bloqueos y la presión máxima no llevan a ninguna parte" y que "China nunca se acobardará ante las amenazas, ni será sometida", en velada advertencia a Estados Unidos y a su política actual de ataque en diversos frentes al gigante asiático.

"China nunca permitirá que ninguna fuerza viole o separe su sagrado territorio", dijo Xi en un discurso en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín para conmemorar el septuagésimo aniversario de la llegada a Corea del Norte de los voluntarios chinos que lucharon en la Guerra de Corea (1950-1953) para "resistir la agresión estadounidense".

El mandatario chino, sin citar específicamente a Washington, o a su presidente, Donald Trump, denunció el "unilateralismo, proteccionismo y egoísmo extremo" así como "los actos arrogantes, hegemónicos y de acoso, los cuales no llevan a ninguna parte".

"Hay que hablar a los invasores en el idioma que conocen", dijo en alusión a la guerra librada hace 70 años, y añadió que "se debe librar una guerra para disuadir la invasión y la violencia debe enfrentarse con violencia. Se necesita una victoria para ganar la paz y el respeto", dijo.

En un marcado discurso nacionalista, Xi Jinping pidió "avanzar más deprisa" en la modernización de sus fuerzas armadas así como "aunar la formidable fuerza que nos une a todos los chinos", y destacó que "si algo grave ocurre, nos encargaremos de ello con la cabeza alta".

"Los chinos tenemos firmeza y confianza, y miramos al futuro con la expectativa de rejuvenecer esta nación", afirmó Xi, y destacó el "valor de un país que no teme a la muerte sean cuales sean las circunstancias".

Las declaraciones se producen un día después de que se conociera una posible venta estadounidense de armas a Taiwán -isla que Pekín reclama como propia- valorada en 1 800 millones de dólares y a la que China se opone frontalmente.

(Con información de EFE)