Increíble. Un estadounidense en silla de ruedas recibió una condena a diez años de cárcel por violar a un perro chihuahua, informó la oficina del fiscal de Sacramento en California (Estados Unidos).

Robert Edwards De Shields, un adicto a las metanfetaminas, es responsable de violencia contra un chihuahua de ocho meses de edad y de propiedad de la familia que lo albergaba. Además de la prisión, el sentenciado estará inscrito de por vida en el registro de delincuentes sexuales.

El castigo no queda allí. Cuando recupere su libertad, De Shields no podrá acercarse a una escuela o a cualquier lugar de reunión infantil. Del mismo modo, tendrá que usar siempre un sistema de reconocimiento electrónico.

Por su parte, el perrito se recupera de lesiones internas, informó AFP.