Un australiano fue condenado hoy a cuatro años y seis meses de cárcel por haber transmitido el virus del Sida a su entonces compañera sentimental y dejarla embarazada, según sentenció un tribunal de justicia de Sídney.

 

El sujeto, de 38 años, sabía que estaba infectado por el virus y sin embargo lo ocultó a su pareja, con quien mantuvo relaciones sexuales sin protección y a la que dejó embarazada.

 

La mujer descubrió los hechos cuando dio a luz y los doctores le dijeron que el bebé había dado positivo al sida.

 

El pequeño después desarrolló la enfermedad y murió tres años más tarde.

 

El condenado tendrá derecho a la libertad condicional en abril de 2012.

 

EFE