Corea del Sur urgió a su vecino del Norte mantener un diálogo bilateral para esclarecer la muerte de una turista surcoreana hace un año tras ser alcanzada por los disparos de soldados norcoreanos, informó hoy el Ministerio de Unificación.

"Instamos a Corea del Norte a mantener un diálogo gubernamental con Corea del Sur de forma sincera e inmediata para resolver el caso", dijo en un comunicado recogido por Yonhap el portavoz ministerial, Chun Hae-sung, con motivo del primer aniversario de la muerte de la turista.

Park Wang-ja, ama de casa surcoreana de 54 años, falleció el 11 de julio del pasado año tras ser tiroteada por soldados del régimen comunista mientras visitaba el monte norcoreano de Kumgang, donde entró, al parecer sin saberlo, en una zona militar restringida.

Este fue el primer incidente de esta índole que ocurría desde que se empezó a visitar esta zona turística norcoreana en 1998, como parte de esfuerzos en el proceso de reconciliación intercoreano.

Según la versión norcoreana, la turista fue tiroteada después que el soldado de guardia le pidiera varias veces que se detuviera, sin que la mujer obedeciera su orden.

El régimen comunista mantiene que al soldado le fue imposible identificar que se trataba de una turista debido a la escasez de luz en el momento del incidente, una teoría que no comparte el Gobierno de Seúl.

El régimen comunista amenazó hoy con tomar acciones firmes sobre el complejo industrial de Kaesong si Corea del Sur no toma postura más "sincera" en el diálogo bilateral para decidir sobre el futuro de este de centro productivo conjunto, ubicado en el país comunista, informó la agencia estatal norcoreana KCNA.

Seúl sostiene que su prioridad en este diálogo es la liberación de un trabajador surcoreano detenido desde el 30 de marzo por las autoridades norcoreanas por criticar al régimen comunista e incitar a desertar a una empleada del país comunista.

EFE