COVID-19 en Alemania
Las personas usan máscaras protectoras cuando pasan frente a una tienda cerrada en la ciudad de Garmisch-Partenkirchen, en el sur de Alemania. | Fuente: AFP

Alemania sigue registrando un lento, pero consolidado descenso de contagios con el coronavirus, hasta situarse la incidencia de nuevos positivos a niveles de octubre, aunque persiste el alto número de víctimas mortales con o por la COVID-19.

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología reportó este martes 6.114 contagios en 24 horas y 861 fallecidos -hace una semana, las infecciones se situaron en 6.412 y el número de muertes en 903- La incidencia semanal por 100.000 habitantes quedó así hoy en 90 casos.

Son cifras notablemente inferiores a los picos registrados entre finales de 2020 y principios de 2021: la marca máxima en un día de contagios fue el 18 de diciembre, con 33.777 positivos; la de fallecidos, el 14 de enero, con 1.244; la mayor incidencia se reportó el 22 de diciembre, con 197,6 casos semanales por 100.000 habitantes.

El total de positivos verificados en Alemania en toda la pandemia alcanza así los 2.228.085 casos -de los cuales, 1.954.000 son pacientes recuperados-, mientras que el de víctimas mortales está en 57.981.

Pendientes de las restricciones

Alemania sigue bajo drásticas restricciones de la vida pública, que se estima se prolongarán al menos hasta el 14 de febrero. Desde noviembre, está cerrado todo el ocio, la restauración y la vida cultural; los comercios no esenciales cerraron en diciembre y no hay actividad escolar presencial.

La canciller Angela Merkel, quien ayer mantuvo una reunión con los líderes regionales y las farmacéuticas del país implicadas en la producción de vacunas, no avanzó cuándo pueden empezar a relajarse estas medidas.

La próxima reunión en Cancillería con los poderes regionales, a los que compete implementarlas, se prevé para el próximo día 10.

Merkel insiste en que, pese al descenso consolidado de contagios, hay que mantener la guardia para evitar la propagación de las nuevas mutaciones británica, brasileña o sudafricana.

El gobierno federal introdujo hace quince días nuevas medidas para los viajeros procedentes de países con altos niveles de incidencia o nuevas variantes -entre ellos, España-, a los que se exige un doble test -debe presentar un pcr negativo realizado 48 horas antes de ingresar en el país y hacerse una segunda prueba a los cinco días de estar en Alemania-.

Desde el domingo está vetado el ingreso de ciudadanos procedentes de Reino Unido, Sudáfrica, Brasil, Portugal e Irlanda, países más afectados por esas mutaciones.

(Con información de EFE)

NUESTROS PODCAST

 

"Todo sobre coronavirus": Elmer Huerta conversa con el Dr. César Cabezas, jefe del INS, especialista en enfermedades infecciosas y tropicales para conversar sobre el consejo que ha dado la Organización Mundial de la Salud a todos los países para reforzar su vigilancia genómica con el fin de identificar las mutaciones y variantes del virus y poder mejorar la eficacia en la lucha contra la COVID-19. En Perú se empezó a realizar dicho seguimiento y sus resultados son compartidos con las diferencias organizaciones y grupos internacionales que también realizan dicho seguimiento.