Un miembro de la Defensa Civil Siria, conocida como los 'Cascos Blancos', desinfecta una tienda de un campamento para desplazados por la guerra en este país. | Fuente: AFP | Fotógrafo: Aaref Watad

El llamado del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a un alto el fuego mundial para luchar contra el coronavirus ha sido bien acogido por distintos grupos armados, pero no parece que la pandemia global que ha paralizado casi todo el Planeta sea capaz de detener las guerras. De Colombia a Filipinas, pasando por Siria, Yemen, Libia, Camerún o Sudán, algunos de los bandos implicados en esos conflictos se han mostrado receptivos a la petición lanzada el 23 de marzo por Guterres, a la que el papa Francisco se sumó el pasado domingo.

"Cesen las hostilidades. Dejen de lado la desconfianza y la animosidad. Silencien las armas, detengan la artillería, pongan fin a los ataques aéreos. Es crucial que lo hagan", urgió Guterres, que avisó de que los países con sistemas de salud destruidos y con multitud de desplazados y refugiados son especialmente vulnerables. El papa Francisco se unió al llamamiento, pidió la apertura de corredores humanitarios y mostró su deseo de que "el empeño conjunto contra la pandemia pueda llevar a todos a reconocer nuestra necesidad para fortalecer los lazos fraternos como miembros de una familia humana".

1.  Colombia

La guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció este domingo un cese el fuego unilateral durante todo el mes de abril como "gesto humanitario (...) con el pueblo colombiano, que padece la devastación del coronavirus". La iniciativa del principal grupo guerrillero del país tras la firma de la paz con las FARC incluye una propuesta de diálogo, algo que el Gobierno ha considerado insuficiente para reanudar las negociaciones de paz.

En cualquier caso, Guterres expresó su "beneplácito" por el paso dado por el ELN y mostró su esperanza en que ese gesto "pueda brindar alivio a las comunidades y grupos vulnerables en las regiones afectadas por el conflicto en Colombia, y ayudar a las autoridades a centrarse en la lucha contra la pandemia". Este miércoles, el exlíder del grupo Gerardo Antonio Bermúdez, alias "Francisco Galán", liberado de la cárcel para que ejerza como promotor de paz, pidió a la guerrilla que el cese el fuego sea indefinido.

Militar patrulla las calles durante la cuarentena en Colombia | Fuente: EFE

2. Filipinas

En Filipinas, Jose Maria Sison, líder del ilegalizado Partido Comunista de Filipinas y de su brazo armado, el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), anunció el pasado día 24 que había recomendado un alto el fuego unilateral a sus tropas.

El llamamiento de Guterres llevó a Sison a cambiar de opinión, ya que la semana anterior había rechazado la propuesta del presidente filipino, Rodrigo Duterte, de sumarse a un cese el fuego unilateral para centrarse en la respuesta a la pandemia, alegando que se trataba de una trampa para cometer violaciones de derechos humanos. Pocos días después, el Gobierno acusó de haber roto el fuego a la guerrilla comunista, que anunció que está movilizando sus fuerzas, especialmente sus unidades médicas, en una campaña contra la COVID-19.

Militares reparten víveres en Filipinas | Fuente: EFE

3. Siria

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FSD), una coalición liderada por las fuerzas kurdas que fue clave en la caída del califato del Estado Islámico (EI), respondieron a las palabras de Guterres con una "tregua humanitaria" ante "el colapso del sector de la salud". "Cualquier nueva hostilidad causará olas de desplazamiento que afectarán la infraestructura de salud restante, acelerando así la propagación del virus y aumentando su letalidad", aseguró el Comando Central de la alianza el pasado 24 de marzo.

La ONU dio la "bienvenida" al "compromiso de las FSD de evitar participar en acciones militares" y pidió "a las otras partes en el conflicto sirio que apoyen su llamamiento" ante su "profunda preocupación por el impacto potencial del coronavirus en millones de personas en toda Siria, especialmente en más de 900.000 que están todavía desplazadas".

Trabajadores hacen labores de limpieza en Damasco, capital de Siria, por el coronavirus. | Fuente: EFE

4. Libia

En Libia, el gobierno sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) y el no reconocido en el este del hombre fuerte del país, el mariscal Jalifa Hafter, se mostraron dispuestos a aceptar una "tregua humanitaria" después de que el pasado día 25 se confirmase el primer caso de la COVID-19 en el país, donde la guerra se ha cobrado ya la vida de más de 8.000 personas.

El cese de hostilidades demandado por la ONU y las potencias internacionales implicadas en el conflicto fue aceptado de inmediato por el GNA, que pidió además a los ciudadanos que se quedaran en casa en medio de intensos bombardeos, mientras el gobierno en el este decretó un toque de queda y anunció que respetaría la "tregua humanitaria" si su rival también lo hacía. Lamentablemente, los bombardeos y combates ininterrumpidos han sido la tónica dominante en la última semana, con al menos 115 muertos, en lo que parece una oportunidad perdida para centrar los esfuerzos en la lucha contra la pandemia. EFE

¿Qué opinas?