Foto: EFE
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, admitió hoy que existe una "corrupción generalizada" en la sociedad de su país y anunció que prepara una campaña nacional para combatirla frontalmente.

En su habitual informe de los sábados, indicó que el Secretario Nacional de Transparencia (Anticorrupción), Juan Sebastián Roldán, le presentó esta semana una propuesta de campaña contra la corrupción.

"La corrupción no ha llegado a las altas esferas del Gobierno, pero es claro que hay una corrupción generalizada, no (sólo) en el sector público, (sino) en la sociedad", afirmó el mandatario, que se lamentó de que la ecuatoriana es "una sociedad muy tolerante con la corrupción".

Indicó que la campaña anticorrupción involucrará a toda la población, incluidos los niños y señaló que, a la par de esa estrategia, el Ministerio de Justicia prepara leyes para impedir la impunidad ante la corrupción.

Dijo, como ejemplo, que si un funcionario público corrupto se enriquece de la noche a la mañana, "todo el mundo sabe que robó", pero que hay gente que acude a sus invitaciones sociales, lo que también debe ser censurado.

"El combate a la corrupción no es cuestión de leyes, es cuestión de sanción moral, sobre todo", apostilló el mandatario, tras insistir en que hay políticos opositores y personas poderosas que critican su gestión, pero que no pagan impuestos.

Por ello recordó que el Servicio de Rentas Internas (SRI), la agencia de recaudación del Estado, tiene una base de datos disponible en Internet, donde se puede averiguar el monto de impuestos que paga cada contribuyente.

Correa pidió a la población acudir a esa información para reclamar a los políticos que los visitan con ofertas y rechazar a aquellos que no hayan pagado sus impuestos porque esa es también "una forma de corrupción".

EFE