CPJ acusa a Egipto de tratar de silenciar a la prensa con violencia

Comité para la Protección de los Periodistas instó al Ejército de Egipto a que proteja a los informadores que desde la semana pasada cubren las protestas populares que exigen un cambio político en ese país.
Referencial

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés) acusó hoy al Gobierno egipcio de tratar de "silenciar a los testigos" con las agresiones que han sufrido periodistas a manos de partidarios del presidente Hosni Mubarak.

La organización con sede en Nueva York instó al Ejército del país árabe a que actúe y proteja a los informadores que desde la semana pasada cubren las protestas populares que exigen un cambio político en ese país.

"El Gobierno ha recurrido a la censura total, a la intimidación y hoy a una serie de ataques deliberados contra periodistas llevados a cabo por turbas progubernamentales", afirmó en un comunicado de prensa el coordinador del CPJ para Oriente Medio y el norte de África, Mohamed Abdel Dayem.

La situación en Egipto tras los ataques es "espantosa, no sólo por el sufrimiento de nuestros colegas, sino porque cuando se impide informar a la prensa, se pierde una fuente independiente de información crucial", opinó.

En su nota, el Comité explica los casos de más de una docena de profesionales que han sido agredidos a lo largo de la jornada del miércoles por supuestos partidarios de Mubarak, y en otros casos arrestados por la policía.

Entre ellos se encuentra el caso de uno de los corresponsales de la cadena emiratí Al Arabiya en El Cairo, Ahmed Bajano, quien tuvo que ser atendido en un hospital de una conmoción cerebral después de ser apaleado por manifestantes progubernamentales en la plaza Mustafa Mahmoud de la capital egipcia.

También menciona las agresiones sufridas por el periodista de la cadena CNN Anderson Cooper, dos reporteros de la agencia Associated Press, así como periodistas de medios belgas, daneses, británicos y suizos, entre otros.

Asimismo, denuncia la detención de cuatro periodistas israelíes por supuestamente violar el toque de queda y entrar al país con visados de turistas.

El CPJ asegura que supuestos policías atacaron las oficinas del diario cairota Al-Shorouk, mientras que la empresa de satélites estatal Nilesat mantiene las presiones para tratar de bloquear las señales de la cadena qatarí Al Yazira.

Al menos una persona murió y otras 403 resultaron heridas en los disturbios que se registraron este día en la céntrica plaza Tahrir de El Cairo entre partidarios y detractores de Mubarak.

La revuelta popular que sacude Egipto desde la semana pasada se ha saldado con decenas de muertos y más de 1.500 heridos y ha obligado a Mubarak a nombrar un nuevo Gobierno y asegurar que no se presentará a la reelección.

-EFE