Cary Smith
El pasado 11 de julio, California culminó la supervisión médica y lo liberó. | Fuente: ABC

Cary Smith, un convicto por crímenes sexuales que fue dado de alta de un hospital psiquiátrico, mantiene bajo alerta este domingo a la Policía de California porque temen que pueda atacar y no pueden rastrearlo con facilidad ya que no está obligado a registrarse como ofensor sexual.

Smith, de 59 años, que, según las autoridades del condado de Orange, es un "depredador peligroso", fue liberado el martes pasado después de pasar más de 20 años en un hospital psiquiátrico, y desde ese día varios departamentos de Policía del sur del estado han emitido alertas sobre la presencia del hombre, que se ha mudado tres veces de vecindario en cinco días. La última alerta la recibió la ciudad de Lake Elsinore este sábado por la noche.

El comunicado de la Policía del área, de mayoría latina, decía que los agentes estaban vigilando a Smith mientras se hospeda en un hotel local. Sin embargo, subrayaron que el sujeto no está bajo ninguna forma de liberación supervisada  y que puede moverse sin restricciones.

El caso de Smith ha llamado la atención ya que no ha sido encontrado culpable de un crimen mayor. No obstante, su historial médico hace pensar que es una “seria amenaza”.

En 1999, Smith fue enviado en detención psiquiátrica preventiva después de que su esposa entregara a las autoridades una carta escrita por el hombre en la que describía actos sexuales que quería realizar en un niño de 7 años que vivía en su vecindario.

Desde ese entonces, el hombre había estado recluido bajo supervisión del estado como resultado de una serie de juicios civiles que determinaron que representaba un "peligro demostrado de infligir daños físicos sustanciales”.

"Durante esas audiencias, Smith ha testificado en repetidas ocasiones que fantasea con violar y luego matar a niños para evitar ser identificado", dijo la portavoz de la fiscalía del condado de Orange, Kimberly Edds, en el comunicado de prensa emitido el martes pasado.

“(Smith) afirma que mató a tres niños y abusó sexualmente de 200. Prefiere que lo llamen como Sr. RTK, que significa violación, tortura, asesinato”, agrega Edds. El pasado 11 de julio, California culminó la supervisión médica y lo liberó.

El único delito registrado contra Smith data de 1985, cuando se declaró culpable de un delito menor de abuso sexual que involucraba a un niño y se le exigió que se registrara como delincuente sexual, pero la orden expiró hace 15 años.

La preocupación por el caso ha hecho que la presidenta de la Junta de Supervisores de Orange, Michelle Steel, y el fiscal de ese condado, Todd Spitzer, pidan al gobernador de California, Gavin Newsom, restablecer el requisito de registro.

"Debemos tomar muy en serio esta amenaza para nuestra comunidad y asegurarnos de que todos en el condado sean conscientes de la grave amenaza de esta persona para nuestros niños”, resaltó en un comunicado Steel. 

(Información de EFE)