El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, decretó que este miércoles será festivo en todo el país.
El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, decretó que este miércoles será festivo en todo el país. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: AMER HILABI

El rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdelaziz, decretó que este miércoles será feriado en todo el país con motivo de "la victoria de la selección saudí contra la selección argentina en la Copa del Mundo", informó la agencia de noticias oficial del país árabe SPA.

El rey "decretó que mañana, miércoles, será día festivo para todos los sectores públicos y privados en el país, así como para todos los estudiantes", según un comunicado de la corte reproducido por SPA.

Asimismo, añadió que la decisión fue tomada después de que el monarca aceptara la sugerencia de su hijo, el príncipe heredero y primer ministro de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán.

Las calles de Riad y de otras ciudades del país estallaron en júbilo tras la victoria de su selección contra la Argentina de Leo Messi, un hito histórico que fue recibido, a la par, con mucha incredulidad entre los saudíes, que se consideraban sin opciones de incluso competir en este duelo.

La inesperada victoria, que puso fin a la racha de la Albiceleste de 36 partidos sin perder, también supuso la cuarta de la historia de Arabia Saudita en su participación en los mundiales.

Las autoridades saudíes tampoco tardaron en reaccionar. El jefe de la Autoridad de Entretenimiento de Arabia Saudita y propietario del Almería, Turki al Sheikh, anunció en Twitter que el acceso a dos parques recreativos de Riad sería gratuito este martes para celebrar la ocasión.

Asimismo, el príncipe saudí Saud bin Salmán, hermano del príncipe heredero y primer ministro Mohamed bin Salmán, publicó una fotografía en redes sociales en la que se los veía abrazados y dándose besos con mucha efusividad.

Aficionados sauditas "en shock"

"En shock", los hinchas de Arabia Saudita, presentes en gran número y muy ruidosos en el estadio Lusail de Doha, fueron sorprendidos gratamente por los Halcones Verdes al vencer este martes a Argentina (2-1) en el debut de su equipo en el Mundial.

"¡Es increíble! Este resultado viene de otra parte", declaró Mohammad Al Muhim, un aficionado de 26 años que llegó el lunes de Arabia Saudita.

"Vi Inglaterra-Irán el lunes (victoria de los ingleses 6-2). Temía lo mismo. Hay que darse cuenta: es uno de los mejores equipos del mundo ante nosotros", prosiguió Al Muhim entre lágrimas.

"No puedo creerlo", exclamó su compatriota Najjeb Zuhair, de 19 años, también en el estadio junto a varios miles de seguidores de la selección del Golfo, en el estadio más grande del torneo (80.000 asientos).

"Honestamente llegamos aquí para divertirnos con los aficionados argentinos y cuando Messi marcó, estábamos decepcionados, pero no sorprendidos. Cuando los sauditas empataron, estábamos en shock y cuando inscribieron el segundo gol, no nos lo creíamos", contó Zuhair antes de subrayar el "magnífico trabajo de los jugadores y entrenadores".

El tono estaba forzosamente en el lado argentino, según Omar da Fonseca, exjugador argentino y comentarista ahora en Francia en la cadena BeIn Sports, "frustrado pero no demasiado sorprendido" por la derrota del albiceleste.

"Hace tiempo que digo que muchos de nuestros jugadores no juegan en los clubes más grandes de Europa. Desde un punto de vista individual, estamos lejos de los equipos que Argentina ha conocido en su historia", opinó Omar da Fonseca.

Rodeado de medio de miles de hinchas argentinos presentes en Doha, apuntó las lagunas físicas de sus jugadores favoritos como la causa de la derrota.

"Físicamente, algunos fueron superados o regresan de lesiones. Tenemos la mentalidad, las ganas, pero el cuerpo no puede más. Romero, Di María, Messi ya tienen cierta edad", precisó.

"Los sauditas con su disciplina, su abnegación, demostraron que se puede ganar a la creatividad", concluyó.

Con información de EFE y AFP