EFE

El exsecretario de Medio Ambiente de la ciudad brasileña de Pinhais y otros cuatro ecologistas que se habían establecido en un área rural para promover un condominio ecológico con viviendas sustentables fueron hallados hoy asesinados a balazos en una de tales residencias, informó la policía.

Los cuerpos de los cinco hombres fueron encontrados con las manos atadas en la espalda y con impactos de bala en la cabeza en un condominio de casas rurales en Piraquara, en la región metropolitana de la ciudad de Curitiba, detalló la Policía Militarizada de Paraná, estado del sur de Brasil y fronterizo con Paraguay y Argentina.

Las víctimas fueron identificadas como Jorge Roberto Grando, que hasta hace poco se desempeñó como secretario de Medio Ambiente de Pinhais, y su hermano, Antonio Luiz Grando, igualmente funcionario de esa alcaldía.

Además fueron asesinados Albino Silva, que era funcionario de la Empresa de Saneamiento de Paraná; Valdir Vicente Lopes, agente penitenciario, y el empresario Gilmar Reinert.

Los hermanos Grando vivían en la región desde hacía dos décadas y fueron los fundadores de un condominio con viviendas e infraestructura sustentable en el que sus habitantes viven en armonía con la naturaleza.

Pese a que por ahora no se descarta ninguna hipótesis, la Policía dijo que es poco probable la posibilidad de que la matanza hubiese sido cometida por asaltantes debido a que ningún objeto de valor fue retirado de la residencia y todos los vehículos permanecían estacionados frente a la vivienda.

El homicidio al parecer ocurrió en la madrugada de este sábado, pero apenas fue descubierto en la mañana por la esposa de una de las víctimas, que se dirigió a la residencia de los Grando para saber si su esposo, al que esperaba desde hacía horas, estaba con los vecinos.

La policía encontró varios objetos, vestimentas y documentos tirados en el piso por toda la casa y muestras de que los homicidas estaban buscando alguna cosa en particular.

Jorge Grando, que aún trabajaba en la alcaldía de Pinhais, fundó una asociación para proteger la vegetación en las cabeceras del río Iguazú y otros riachuelos en Piraquara, municipio en el que nacen las aguas con que se abastece a Curitiba, la ecológica capital de Paraná y una de las mayores ciudades del sur de Brasil.

EFE