La tormenta tropical Erika dejó al menos 35 muertos a su paso por Dominica, la pequeña isla del Caribe que ha sufrido los estragos de este fenómeno de la naturaleza.

Miles de familias lo perdieron todo y se teme que la cifra de víctimas aumente, informaron medios locales.

China ofreció 300,000 dólares de ayuda humanitaria, un gesto de “compasión y el respaldo del gobierno y del pueblo de China para el gobierno y el pueblo de Dominica”.

Erika azotó a la pequeña isla, de unos 72,000 habitantes, el viernes. Sus lluvias torrenciales provocaron enormes inundaciones y corrimientos de tierras que, según el primer ministro Roosevelt Skerrit, podrían "retrasar el proceso de desarrollo del país en 20 años".

La tormenta seguía su recorrido por el Caribe este sábado, y Florida declaró el estado de emergencia; mientras Cuba decretaba una alerta por temporal.