EVO MORALES BOLIVIA
Evo Morales se encuentra en México como asilado político tras renunciar a la presidencia de Bolivia. | Fuente: AFP

La editorial del diario El País, de España, cuestionó el proceder del Gobierno de Perú por su negativa al aterrizaje en Lima del avión que trasladaba a Evo Morales de Bolivia hacia México.

En su editorial publicado este miércoles, El País hace un recuento de la odisea que significó la salida del expresidente de Bolivia con rumbo al país norteamericano, que le concedió asilo político tras su renuncia. Felicitó a los gobiernos que facilitaron la salida de Evo Morales, pero cuestionó a los que complicaron el traslado de Morales en medio de una crisis política y social.

“La decisión del Gobierno de Perú de no permitir que el avión que llevaba a Morales pudiese aterrizar en Lima para recargar combustible (aunque luego autorizase que sobrevolase su espacio aéreo) se antoja inexplicable viniendo de un mandatario como Martín Vizcarra, que se ha erigido en garante de las libertades en otros casos, como el de Venezuela”, precisa la publicación.

“Es de celebrar la altura de miras que demostraron Gobiernos que no simpatizan ideológicamente con Morales, como el de Paraguay, que garantizó que el avión de la Fuerza Armada mexicana aterrizase y recargarse combustible en Asunción”, agrega.

Las complicaciones en el traslado de Evo Morales de Bolivia a México fueron dadas conocer por el canciller mexicano Marcelo Ebrard, quien en una conferencia de prensa manifestó que Perú negó el aterrizaje del avión que trasladaba a Morales. "Perú les dijo que por valoraciones políticas no podían recargar combustible y retornar a México. Fue muy difícil y muy tenso porque en el aeropuerto donde estaba Evo ya había seguidores y simpatizantes de él alrededor del aeropuerto", dijo el canciller mexicano.

La respuesta de Perú

Por su parte, la Cancillería de Perú rechazó que se haya negado el aterrizaje; sin embargo, detalló que el gobierno mexicano le había precisado que una vez que llegaran a Bolivia y recogieran a Evo Morales partirían directamente a México y ya no aterrizarían en Lima. “Dimos todas las facilidades para el vuelo de Evo Morales”, dijo también el presidente de Perú, Martín Vizcarra.

Bolivia estuvo sumida en un vacío de poder desde el domingo, cuando Morales dimitió en medio de fuertes presiones de la calle, de las fuerzas de seguridad y sindicales, y entre protestas en ocasiones violentas tras los comicios del 20 de octubre. Ese día la oposición denunció un fraude electoral por la interrupción abrupta de la publicación de los resultados del escrutinio en momentos en que comenzaban a anticipar una segunda vuelta.

El mandatario aymara, que se reeligió desde 2006 en la presidencia tras sucesivas reformas constitucionales y pese a un referéndum adverso, renunció finalmente solo horas después de haber convocado a nuevas elecciones ante las "graves" irregularidades denunciadas por los observadores de la OEA.