El fotógrafo francés Lucas Dolega, herido el pasado viernes cuando cubría los disturbios de Túnez, sigue con vida aunque en estado crítico, informaron a Efe fuentes diplomáticas galas.

La familia del fotoperiodista confirmó esa información en un comunicado.

"En reacción a las informaciones publicadas en los medios, la novia y la familia del fotógrafo francés Lucas Mebrouk Dolega precisan que no está muerto en este momento", se indica en la nota, en la que se señala que, "sin embargo, su estado es extremadamente crítico" y que esperan a ver cómo evoluciona.

Desmintieron de esta forma que Dolega hubiera fallecido esta mañana en el hospital de Túnez en el que había sido ingresado.

El reportero, colaborador habitual de la Agencia Efe, estaba cubriendo la actualidad tunecina para la European Pressphoto Agency (EPA).

El responsable en Francia de EPA, Horacio Villalobos, dijo a Efe que los médicos tunecinos informaron esta mañana del estado de muerte cerebral de Dolega, un extremo que no confirmaron las fuentes diplomáticas francesas, que se limitaron a decir que su fallecimiento no ha sido confirmado.

Dolega, de 32 años, resultó herido en el ojo izquierdo el pasado viernes por una bomba de gas lacrimógeno lanzada por un policía a cinco metros de distancia cuando fotografiaba las manifestaciones que tenían lugar frente al Ministerio tunecino del Interior.

Trasladado inmediatamente a un hospital, el reportero tuvo una recaída en la madrugada del sábado lo que obligó a los doctores a llevarle a situación de coma inducido.

Esta mañana, fuentes consulares y de EPA aseguraron que Dolega había fallecido, una información ahora desmentida.

La novia del fotógrafo y sus padres se encuentran en Túnez para seguir la evolución de su estado.

Dolega, colaborador de EPA y de Efe entre otros medios, residía en París pero habitualmente se trasladaba a diversas partes del mundo a cubrir conflictos, una de sus pasiones. EFE