La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, paseó este sábado entre las famosas pirámides de Guiza y posó frente a la Gran Esfinge en su visita de tan solo unas horas a El Cairo, donde ha puesto punto final a un viaje de cinco días por África, el primero que hace sin el presidente Donald Trump.

Con la mano en la cabeza para evitar que el viento de Guiza le arrebatara el sombrero blanco que la protegía del sol, la primera dama apareció en el complejo arqueológico poco después de la media tarde para realizar una visita que comenzó frente a la esfinge.

Melania Trump, con chaqueta beige y camisa blanca anudada con un largo lazo negro en forma de corbata, bajó despacio las escaleras de madera con las que se llega a este monumento construido hace 45 siglos con cuerpo de león y rostro de ser humano que simboliza la fuerza y la razón.

Allí escuchó atentamente las explicaciones del secretario general del Consejo de Antigüedades egipcio, Mostafa Waziri, gesticulando con la cabeza mientras miraba el rostro mitológico. Posteriormente, se acercó al monumento y al alejarse posó para los medios sin hacer comentarios, tranquila y seria, acompañada por el ministro de Antigüedades, Jaled al Anini, y la ministra de Turismo, Rania el Mashat.

Su paseo continuó por la gran pirámide de Keops, a cuyo interior ingresó durante unos minutos para después conversar y preguntar al experto que la acompañaba.

Pide que se fijen en lo que hace y no en como se viste

En un breve contacto con la prensa, Melania Trump respondió a algunas preguntas sobre temas de actualidad como la candidatura al Tribunal Supremo de su país de Brett Kavanaugh, un hombre al que consideró "altamente cualificado" o las controvertidas palabras atribuidas a su marido sobre países africanos y latinoamericanos.

"Nadie comentó eso conmigo y yo nunca le he escuchado hacer esos comentarios", dijo al hablar de la polémica que explotó en enero, cuando diversos medios revelaron que en una reunión con legisladores Trump se había referido a algunos países latinoamericanos y africanos como "países de mierda".

Melania Trump también manifestó que preferiría que la gente "se fijara en lo que hago y no en cómo visto", dijo.

Durante su estancia en El Cairo, donde llegó en la noche del viernes, la primera dama estadounidense también visitó este sábado al presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, quien la recibió junto a su esposa con una guardia de honor en el palacio presidencial.

 
¿Qué opinas?