Con la frase "No puedo respirar" como lema, pronunciada por George Floyd cuando moría a manos de la policía en Estados Unidos, miles de personas desafiaron este sábado a la pandemia del coronavirus para manifestarse contra las desigualdades sociales y la brutalidad policial.

| Fuente: AFP

De Sídney a Londres, pasando por París o Montreal, este fin de semana estaban previstas manifestaciones en homenaje a este hombre negro que murió asfixiado por un policía blanco el 25 de mayo en Minneapolis

| Fuente: AFP

Su muerte provocó un movimiento de protesta histórico que cruzó las fronteras de su país y reaviva las aspiraciones de cambio. En Australia, el país que primero protestó fuera de Estados Unidos, decenas de miles de personas se manifestaron el sábado con pancartas de "No puedo respirar".

| Fuente: AFP

Se trata de una referencia a las últimas palabras que pudo decir Floyd, cuyo cuello quedó obstruido durante casi nueve minutos por la rodilla del policía que le detuvo por un delito menor.

| Fuente: AFP

En el Reino Unido se registró una manifestación ante el Parlamento en Londres y se planea otra el domingo ante la embajada de Estados Unidos. Pero el gobierno pidió a los británicos que no se manifiesten.

| Fuente: AFP

En Francia volvieron también al primer plano las denuncias de violencia policial de los últimos años, haciendo eco a la indignación mundial por la muerte de Floyd. 

| Fuente: AFP

En París se convocaron manifestaciones el sábado contra la violencia policial para "ampliar el movimiento internacional de solidaridad contra la impunidad de las fuerzas del orden", pero fueron prohibidas por la crisis sanitaria.

| Fuente: AFP

En Alemania, unas 10 000 personas se reunieron en silencio en la famosa Alexanderplatz, la mayoría de ellas vestidas de negro y con máscaras. "El silencio blanco es violencia", coreaban.

| Fuente: AFP

En Lieja, este de Bélgica, 700 personas hicieron caso omiso a la prohibición y participaron en una marcha contra el racismo, según la policía.

| Fuente: AFP