Desde hoy viernes hasta el domingo 19 de abril se llevará a cabo la V Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago, convirtiéndose así en el primer país del Caribe en acoger una cumbre continental, en la que estarán presentes 34 países del continente americano.

 

El hecho de que la cumbre se celebre en Trinidad y Tobago, un país de 1,2 millones de habitantes, supone un reto logístico y un respaldo, al mismo tiempo, a las naciones del Caribe que buscan reforzar su influencia en los foros internacionales.

 

Por ese motivo, para este importante evento se han desplegado cinco mil efectivos policiales en tierra, cámaras de vigilancia y una zona roja de seguridad alrededor del recinto donde se reunirán los jefes de estado americanos.

 

El gobierno de Puerto España ha coordinado un amplio dispositivo de seguridad en conjunto con efectivos de otros países vecinos de la Comunidad del Caribe como Bahamas, Jamaica, Barbados, Belice, Guyana y Surinam.

 

El dispositivo incluye además de la restricción de tráfico, vigilancia en áreas peligrosas, cámaras desde el Aeropuerto Internacional Piarco hasta la sede de la cumbre, una zona roja de seguridad alrededor del recinto y el acceso restringido a personal estrictamente acreditado.

 

Pero sin duda el punto más resaltante de este evento internacional será la participación del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien tendrá en esta cita su primer gran contacto con toda la región, que espera que su Gobierno pase la página de las turbulentas relaciones que marcaron la Administración de George W. Bush.

 

No obstante, de los mandatarios que participarán en el cónclave de Trinidad y Tobago el más rodado en estas cumbres es el presidente venezolano Hugo Chávez, quien ya asistió a las dos últimas reuniones continentales.

 

En la de Mar del Plata, hace casi cuatro años, estuvieron también el mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y sus homólogos de Colombia, Álvaro Uribe; El Salvador, Elías Antonio Saca; Guayana, Bharrat Jagdeo; República Dominicana, Leonel Fernández; Surinam, Ronald Venetiaan, y Uruguay, Tabaré Vázquez.

 

Para Saca la cumbre de Puerto España será uno de los últimos compromisos internacionales, ya que entregará la Presidenciael próximo 1 de junio al mandatario electo de El Salvador, Mauricio Funes, quien también estará en Trinidad y Tobago.

 

Además, repiten varios gobernantes de las islas del Caribe, entre ellos el actual anfitrión, el primer ministro trinitense, Patrick Manning.

 

De la América continental, el encuentro será una novedad para el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y los presidentes de México, Felipe Calderón; Guatemala, Álvaro Colom; Honduras, Manuel Zelaya; Nicaragua, Daniel Ortega, y Costa Rica, Óscar Arias.

 

Igualmente será la primera del jefe de Estado de Panamá, Martín Torrijos, quien pese a que ya estaba en el poder en el 2005, no asistió a la de Mar del Plata para poder presidir en su país las festividades patrias.

 

Otros debutantes en el concierto continental serán los mandatarios de Argentina, Cristina Fernández; Ecuador, Rafael Correa; Perú, Alan García; Chile, Michelle Bachelet; Paraguay, Fernando Lugo, y Bolivia, Evo Morales.

 

La Cumbre de las Américas es una reunión de jefes de estado y de gobierno auspiciada por la Organización de los Estados Americanos y celebrada en alguna ciudad del continente con el objetivo de formar una estrategia común para resolver los problemas de la región.

 

Participan en el evento las 34 naciones americanas a excepción de Cuba, la cual fue expulsada en 1962 debido al no reconocimiento del gobierno revolucionario por parte de esta organización.

 

Aunque el proceso de participación es esencialmente protocolario y se abordan múltiples temas, en años recientes las discusiones se han concentrado en la formación de un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que debió entrar en vigor en el mes de enero de 2005, mostrando su fracaso final.