La Iglesia católica checa va a presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional para tratar de recuperar la Catedral de San Vito, en Praga, después de que el Tribunal Supremo estimara con carácter definitivo que el titular es el Estado checo.

Este nuevo giro de tuerca en las malas relaciones entre el Castillo de Praga, sede de la Presidencia del país y actual administrador del templo, y el Arzobispado de Praga, se produce pocos meses antes de la llegada del Papa Benedicto XVI a la República Checa.

"Hoy, con ocasión del 80º aniversario de la terminación de la catedral de San Vito, el capítulo Metropolitano de San Vito en Praga presentará un recurso de inconstitucionalidad acerca de los derechos de propiedad sobre el templo", informó hoy el arzobispado praguense.

Miloslav Vlk, arzobispo de la capital checa, estimó que con la intervención del Tribunal Supremo se "violó el principio del juicio justo", pues considera que hubo parcialidad en la sentencia.

San Vito fue confiscado por el régimen comunista en la década de los años 50 del pasado siglo y desde el retorno del país centroeuropeo a la democracia, en 1989, el arzobispado praguense ha reivindicado sus derechos sobre el templo.

El litigio, que dura ya 17 años, no es sobre la restitución del inmueble sino sobre el reconocimiento de su titularidad en favor del capítulo Metropolitano de San Vito, por considerar que el acto de incautación carece de valor, por no haber reunido todas las garantías jurídicas necesarias.

La relación entre el Castillo de Praga y el Arzobispado praguense han empeorado desde el fallo del Tribunal Supremo.

Hay voces en la Iglesia que consideran que la disputa podría haberse cerrado hace años mediante un acuerdo extrajudicial, que contemplara una fórmula de copropiedad o de administración conjunta.

EFE