Lufthansa cancela cientos de vuelos por huelga

La compañía aérea alemana canceló cientos de vuelos por una huelga de pilotos de cuatro días de duración que costará a la compañía US$ 136 millones.

La compañía aérea alemana Lufthansa canceló cientos de vuelos por una huelga de pilotos de cuatro días de duración, que es la mayor en la historia de la aviación en Alemania y costará a la compañía 100 millones de euros (136 millones de dólares).

Lufthansa va a cancelar hoy 800 vuelos, dos terceras partes de los que ofrece diariamente, la mayoría dentro de Alemania pero también conexiones internacionales, dijo a EFE el portavoz de la empresa, Andreas Bartels.

La huelga de 4.000 pilotos, que se inició la pasada medianoche y afecta a 10.000 pasajeros, ha provocado la cancelación de ocho vuelos que Lufthansa tenía programados hoy en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

La acción de protesta afecta también a la filial de transporte de mercancías Lufthansa Cargo y a Germanwings, aunque los efectos son menores.

Los mostradores de Lufthansa, que procederá contra los pilotos judicialmente, en los aeropuertos de Fráncfort, Berlín, Múnich y Hamburgo estaban prácticamente vacíos, según mostraron las televisiones alemanas.

A falta de un acercamiento de las posiciones tras doce horas de huelga, Lufthansa exige a los pilotos que vuelvan a la mesa de negociaciones y califica la acción de "desproporcionada", según Bartels.

El sindicato de pilotos Cockpit pide un aumento salarial del 6,4 por ciento durante un año, si bien está dispuesto a renunciar a ello en la ronda de negociaciones salariales si Lufthansa garantiza puestos de trabajo y presenta un concepto para que filiales extranjeras de vuelos más baratos no asuman trayectos que hasta ahora eran de Lufthansa.

La mayor aerolínea en Alemania considera que una huelga daña a la compañía, a sus clientes y a los empleados, y asegura que además de las reivindicaciones de garantía de empleos, el sindicato de pilotos exige intervenir en la dirección de la aerolínea, "demanda que no se puede aceptar".

Lufthansa no se había enfrentado a una situación similar desde mayo de 2001, cuando el antiguo ministro de Asuntos Exteriores alemán Hans-Dietrich Genscher tuvo que mediar para que prosiguieran las negociaciones entre Lufthansa y Cockpit.

Entonces Cockpit exigía para sus pilotos y copilotos afiliados un aumento salarial de al menos un 24 por ciento, mientras la compañía ofertaba un aumento del 10,6 por ciento.

Al final, los pilotos de Lufthansa obtuvieron un aumento del salario base del 12 por ciento en 2001 y una participación en los beneficios de la compañía correspondiente a dos pagas mensuales.

Lufthansa ofrece cambios de reservas de vuelos gratuitos para las personas que ya hubieran comprado un billete de avión para los días afectados por la huelga.

Las acciones de Lufthansa caían hoy a mediodía en la bolsa de Fráncfort un 1,2 por ciento, hasta 11 euros.

EFE