La flota de taxis de Montevideo (Uruguay) incorporó por primera vez cuatro unidades impulsadas a energía eléctrica en el marco de las políticas de desarrollo de las fuentes renovables del país suramericano.

La ministra de Industria, Energía y Minería de Uruguay, Carolina Cosse, destacó que el transporte implica un 29 % de la matriz energética total del país, y que estudios de su cartera indican que, para 2030, el 40 % de la flota va a convertirse a energías renovables, cifra que asciende al 60 % en los taxis.

Los vehículos, presentados en un acto en la Intendencia (Gobierno departamental) de Montevideo, cargan en dos horas la energía suficiente para recorrer 350 kilómetros, y no producen emisiones de dióxido de carbono, gas que contribuye al calentamiento global, ni emiten ruidos, lo que reduce la contaminación sonora en la ciudad.

El Gobierno local licitará hasta 50 nuevos permisos para la circulación de taxis eléctricos con una reducción de la mitad del monto, que costarán a quienes los adquieran 60.000 dólares en vez de 120.000, medida que se mantendrá al menos "hasta llegar a un número importante" de vehículos, precisó Martínez.

En tanto, la empresa estatal de energía eléctrica, UTE, otorgará 5.000 dólares a los taxistas que compren el permiso, y por su cuenta corren, además, la conexión a la red eléctrica, los cargadores para las baterías de los taxis y la construcción de un centro de recarga en el área metropolitana de la capital uruguaya.

Además de mejorar el confort de los taxistas y los pasajeros, un vehículo eléctrico implica un costo menor de funcionamiento, con un gasto de 15 pesos uruguayos (0,52 dólares) por cada 100 pesos (3,5 dólares) que consumiría un auto a gasolina.

"Montevideo es una gran oportunidad para introducir innovación en energía y reforzar la matriz industrial actual. Esta es una demostración de cómo a través del transporte estamos introduciendo una mejora tecnológica que impacta en la matriz eléctrica, en la eficiencia energética, y en el futuro de la economía", acotó Cosse.

En tanto, Gonzalo Casaravilla, presidente de UTE, precisó que "el futuro del transporte es eléctrico, porque es el sector eléctrico el que puede capturar las energías renovables abundantes en el país".

Casaravilla precisó que este tipo de energías obtenidas del "sol, el agua y el viento" constituyen un 90 % de la matriz energética del país.

Por su parte, el intendente (gobernador) de Montevideo, Daniel Martínez, definió la incorporación de estos taxis como "la síntesis de todo un proceso" en la diversificación de la matriz energética, que a su criterio, es uno de los "imperativos estratégicos" del país en cuanto a soberanía y a políticas medioambientales.

"El cambio climático no es un discurso alarmista sino que es una realidad (...). Por lo tanto, había que combatir su generación a través de todas las políticas (posibles)", agregó el intendente.

Según la Intendencia de Montevideo, la ciudad se incorpora a las urbes pioneras en el continente en promover el uso de autos eléctricos para el transporte público, como Santiago de Chile, San Pablo, Bogotá y Ciudad de México.

EFE