Rebeldes ugandeses matan en región fronteriza a 50 sudaneses

Ejército de Resistencia del Señor es acusado de provocar la muerte al sur de Uganda. Grupo extremista se caracteriza por enrolar a niños en sus filas.

El Gobierno autónomo del sur de Sudán acusó hoy al grupo rebelde ugandés, Ejército de Resistencia del Señor, de asesinar a 50 sudaneses en una serie de ataques en una región próxima a la frontera congoleña.

 

El presidente del Comité de Información y Cultura del Gobierno autónomo, Bashir Bandi, dijo que los sudaneses fueron asesinados en la población de Maridi, pero no indicó cuándo se realizaron esos ataques.

 

El Ejército de Resistencia del Señor (LRA, en inglés), dirigido por Joseph Kony y alzado en armas hace veinte años, se moviliza en una región que comprende el norte de Uganda, el sur de Sudán y el noreste de la República Democrática del Congo (RDC).

 

Por su parte, Joseph Ngere, vicegobernador de la provincia de Western Equatoria, donde se produjeron los ataques, dijo que las tropas sudanesas estaban persiguiendo a los rebeldes ugandeses, y agregó que los pobladores están huyendo de la zona para buscar refugio en otras áreas.

 

El Gobierno de Sudán cerró su frontera con la República Democrática del Congo en diciembre pasado, para prevenir que crucen la región limítrofe los rebeldes del LRA.

 

Desde Kinshasa, la capital de la RDC, también se informó ayer de combates en la misma región, con un saldo de veinte congoleños muertos.

 

Estos combates, se registraron el pasado viernes en el Parque Nacional de Garamba, cerca de la frontera con Uganda y Sudán y uno de los lugares en los que la guerrilla ugandesa mantiene su retaguardia.

 

El LRA, de llegar al poder, asegura que gobernará rigiéndose por los Diez Mandamientos. Está considerado como uno de los grupos rebeldes más sanguinarios y recurre con frecuencia al secuestro de niños para nutrir sus filas.

 

Kony y sus lugartenientes han sido acusados formalmente por la Corte Penal Internacional de 33 cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad, incluyendo asesinatos, violaciones y secuestro de menores.

 

EFE