Sarkozy retirará nacionalidad a extranjeros que atenten contra policías

Los menores que hayan cometido algún delito no adquirirán la nacionalidad de forma automática al alcanzar la mayoría de edad. "Hay que ser digno para tener la nacionalidad", dijo el mandatario galo.
Foto: EFE
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció hoy nuevas medidas en su batalla contra la delincuencia, entre las que se incluye la retirada de la nacionalidad francesa a aquellos extranjeros que hayan atentado contra autoridades públicas.

Su propuesta se aplicaría a "toda persona de origen extranjero que voluntariamente haya atentado contra un funcionario de policía, un militar de la gendarmería u otra persona depositaria de autoridad pública", dijo el jefe del Estado.

En un discurso en Grenoble (sureste), reciente escenario de actos violentos en protesta por la muerte de un presunto atracador por disparos policiales, Sarkozy subrayó que hay que ser "digno" para tener la nacionalidad francesa.

Por ello, anunció su intención de "revisar" las condiciones por las que se puede retirar esta condición.

Además, el presidente ha propuesto que, en el caso de los menores que hayan cometido algún delito, planteará que no adquieran la nacionalidad de forma automática una vez alcancen la mayoría de edad.

Sarkozy ha propuesto asimismo "evaluar los derechos y prestaciones a los cuales tienen acceso los extranjeros en situación irregular" porque, tal y como añadió, una situación irregular no puede conferir más derechos que cualquier otra regular y legal.

Existe un problema de inmigración "insuficientemente" regulada que ha derivado en un "fracaso de la integración", dijo el presidente en el discurso que ofreció en Grenoble con motivo del cambio de prefecto (delegado del Gobierno) en la zona.

El anterior, Albert Dupuy, fue cesado tras los incidentes registrados a mediados de mes a raíz de la persecución y muerte de un joven que murió por los disparos de una patrulla policial.

Sarkozy salió hoy en defensa de los policías implicados que, según él, no hicieron más que cumplir con "su deber" y perseguir a un delincuente.

-EFE-