Se entrega drogadicto brasileño que mantuvo rehenes a cinco niños

El secuestrador de 38 años, que es dependiente químico, tuvo una pelea con su cuñada, a la que agredió, antes de encerrarse con sus tres hijos y otros dos menores.
Foto: EFE (referencial)
Un hombre que mantuvo como rehenes durante la mañana de hoy a sus tres hijos y otros dos niños en una residencia en la ciudad brasileña de Cuiabá liberó a sus víctimas y se entregó a la policía tras cuatro horas de negociaciones, informaron fuentes oficiales.

El secuestrador, al parecer un dependiente de drogas, liberó hacia las 12.30 hora local (15.30 GMT) de este martes a un bebé de 5 meses, hijo suyo y su último rehén, tras haber dejado en libertad unas horas antes a las otras víctimas.

Los hechos ocurrieron en el centro de Cuiabá, una de las principales ciudades del centro-oeste brasileño y capital de Mato Grosso, estado brasileño fronterizo con Bolivia.

El agresor, que compartía la residencia con tres familias, ordenó hacia las 7.30 hora local (10.30 GMT) que todos los adultos salieran del local y se quedó con dos sobrinos y sus tres hijos, entre los cuales el bebé que siempre mantuvo en sus brazos, informó el Centro de Operaciones de Seguridad Pública (Ciosp) de Mato Grosso.

Entre los rehenes estaban, además del bebé de 5 meses, un niño de 5 años, otro de 4 y otros dos de 2 años.

El secuestrador fue liberando gradualmente a sus rehenes hasta que apenas se quedó con el bebé, al que retuvo por cerca de dos horas, antes de rendirse.

Al menos 40 bomberos y policías, que bloquearon algunas calles del centro de Cuiabá y se posicionaron en las viviendas vecinas, atendieron las llamadas de emergencia de familiares de las víctimas.

Según sus familiares, el secuestrador de 38 años, es dependiente químico y toma medicinas controladas, y, tras pasar toda la noche fuera, tuvo en la mañana una pelea con una cuñada, a la que agredió, antes de encerrarse con los menores. EFE