Miles de simpatizantes del Gobierno del nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, marcharon hoy por las calles de Tegucigalpa en apoyo a la democracia y para expresar su rechazo al retorno del mandatario depuesto Manuel Zelaya y a la "injerencia" del gobernante venezolano, Hugo Chávez.

Vestidos con camisetas blancas y azules, los colores de la bandera hondureña, los manifestantes recorrieron un bulevar en el este de Tegucigalpa con destino hacia el centro de esta capital, donde participaron de una nutrida concentración.

Los participantes en la movilización, que llegó a alcanzar en su recorrido unos dos kilómetros de largo, coreaban consignas en contra de Zelaya y de Chávez, así como del presidente de Costa Rica y mediador en el diálogo en busca de una solución a la crisis del país, Óscar Arias. Información sobre el Golpe en Honduras

""Mel" te queremos ver lejos", se leía en varias de las pancartas que llevaban los manifestantes, en alusión a Zelaya.

Durante un tramo de la manifestación, un grupo de estudiantes de secundaria intentó interferir con el recorrido, pero fueron enfrentados por los detractores de Zelaya y la Policía, que intervino para dispersarlos.

La denominada marcha "Por el patriotismo y el valor" fue convocada por la organización opositora a Zelaya Unión Cívica Democrática (UCD).

La protesta se registró un día después de que el Gobierno de Micheletti diera un plazo de 72 horas para que la delegación diplomática de Venezuela en Tegucigalpa abandone el país.

El Gobierno de Venezuela "desconoció" hoy la orden de expulsión de su personal diplomático en Honduras por considerar que emanó de unas autoridades ilegítimas instaladas de facto.

La Administración de Chávez anticipó que "utilizará todos los recursos necesarios para preservar la integridad de su misión diplomática en Tegucigalpa y la del personal acreditado ante el Gobierno constitucional de Honduras", del que solo reconoce como presidente a Zelaya. EFE