Amnistía Internacional ha denunciado la muerte de al menos 75 personas en las manifestaciones del Gran Viernes, un calificativo con connotaciones religiosas y políticas, porque así se llama al Viernes Santo en comunidades cristianas de Oriente Medio y porque la oposición quería que la de hoy fuera la protesta más numerosa.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama, consideró que los pasos dados por el presidente sirio para derogar la Ley de Emergencia, en vigor desde 1963 y que es una de las principales exigencias de los grupos de oposición, y permitir las manifestaciones pacíficas, "no iban en serio" a la luz de la represión violenta de hoy de las protestas.

Obama acusó a Al Asad y a las demás autoridades sirias de "anteponer su interés personal al de los sirios, al recurrir a la fuerza y cometer violaciones de derechos humanos escandalosos, lo que se suma a las medidas de seguridad, ya de por sí represivas en vigor antes de que comenzaran las protestas".

Recordó que en los últimos dos meses, desde que comenzaron las protestas en Siria, Washington ha animado en repetidas ocasiones a Al Asad y al Gobierno sirio a poner en marcha reformas serias, pero ellos "rechazan respetar los derechos de los sirios o responder a sus aspiraciones", lamentó.

Los sirios reclaman libertades de las que todos las personas del mundo deben de poder disfrutar, como la libertad de expresión, de asociación de reunión pacífica, y la capacidad de poder elegir libremente a sus líderes, señala el comunicado

"El presidente Asad y las autoridades sirias han rechazado repetidamente sus llamamientos y han elegido el camino de la represión", indicó Obama.

"Nos oponemos enérgicamente al trato que da el Gobierno sirio a sus ciudadanos y seguiremos oponiéndonos más generalmente a su continuado comportamiento desestabilizador, lo que incluye el apoyo al terrorismo y a grupos terroristas", agregó.

EE.UU. seguirá defendiendo la democracia y los derechos universales que todos los seres humanos se merecen, tanto en Siria como en todo el mundo, afirmó.

-EFE-